Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

En la importancia de cuidar el medio ambiente entran en juego muchos elementos. El reciclaje de envases y metales parece cobrar prioridad, pero hay muchas otras acciones, con las que poder seguir cuidando el entorno.

El reciclaje de ropa es una de ellas. Normalmente la ropa usada nos planteamos derivarla a las personas que pueden necesitarla más.

Pero en ocasiones está tan desgastada, que no es posible volver a usarla, al menos para vestir con ella. El reciclaje es la mejor opción.

Algunas ideas para reciclar ropa vieja

La ropa se ciñe a unos patrones establecidos por las empresas comercializadoras. Si tu ropa se ha desgastado en exceso, puedes tanto intentar arreglarla por tu cuenta, como darle tu propio estilo, sobre todo si se te da bien el hilo y la aguja.

En el caso de que la ropa sea inevitablemente inservible, siempre puedes aprovechar camisetas para hacer bolsas. Si es de tirantes, utiliza esta parte para crear unas asas resistentes.

El truco de reciclaje más conocido entre muchas familias es el de hacer trapos de cocina. Muchísima ropa ha terminado cortada en pequeños trozos que han seguido siendo útiles, para mantener la limpieza de la casa.

Reciclaje de camisas de hombre

Los más hábiles con la máquina de coser, seguro que encuentran muchas utilidades en el reciclaje de camisas de hombre.

La calidad de las camisas, su estilo normalmente elegante y los múltiples accesorios que incluyen, nos ofrecen muchas oportunidades para reciclar.

Las mangas de una camisa, por ejemplo, se pueden convertir fácilmente en unas fundas de gafas originales.

Con una camisa que queramos reciclar, también tenemos varias opciones para bebés, desde una bandana original para proteger su cuello hasta un práctico babero.

Por descontado, también pueden aprovecharse de ello las mascotas. Con una buena camisa de invierno, podemos crear una chaquetita que seguro que van a agradecerte muchísimo.

Si buscas algo más sencillo de hacer, con cualquier camisa a la que quites las mangas tienes un bonito delantal. Si, además, sabes cómo aprovechar con ella la máquina de coser, seguro que le aplicas un estilo propio.

Cómo reciclar tus vestidos viejos

Igual que las camisas, también puedes reciclar tus vestidos viejos. Es posible, por ejemplo, que se te haya desgastado más por la parte superior. Si es así, un buen arreglo te permite cortar la parte de arriba y hacerte una práctica falda con la parte inferior.

Si no hay mucho que salvar del vestido, al menos para llevarlo puesto, siempre puedes aprovechar la tela para tapizar muebles como sillas.

De hecho, los vestidos pueden ofrecerte una infinidad de opciones decorativas creativas. Cojines, bolsas, armarios forrados, juguetes con tela reciclada y hasta accesorios para llevar encima.

Deja que tu imaginación fluya, aprovecha los vestidos que ya no gastas para darles una segunda vida útil y, de paso, aporta tu granito de arena a favor de la sostenibilidad.

Todos estos consejos pueden ayudarte a reciclar ropa, pero ten en cuenta que también puedes aprovechar el reciclaje a la inversa. La ropa con material reciclado es toda una tendencia y cada vez más gente se interesa por esta alternativa de moda sostenible.