Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

El reciclaje de envases es una de las prácticas que podemos realizar directamente en casa, para reducir los residuos que generamos constantemente.

Entre estos envases, los de vidrio cobran especial importancia, ya que es un material que con un tratamiento adecuado, puede ser reciclado y aprovechado las veces que haga falta, sin perder ninguna de sus propiedades.

Una de las formas más originales de realizar reciclaje del vidrio es aprovechando estos envases y convirtiéndolos en terrarios eternos.

¿Qué es y cómo funciona un terrario eterno?

Un terrario eterno consiste en una combinación de elemento decorativo con cultivo de plantas, en el que la creatividad ofrece infinitas posibilidades.

Se utiliza normalmente con un envase de vidrio, por ese motivo, el reciclaje de estos elementos encuentra aquí una manera muy recomendable no solo de darles una segunda vida útil, sino incluso de permitir el desarrollo de vida vegetal dentro de él.

El terrario eterno funciona de forma muy sencilla. Cuando ya lo tenemos listo, solo tenemos que preocuparnos de que la planta o plantas que hayamos incluido en su interior, cuenten con la cantidad de riego y de luz solar que necesitan.

La utilización de varios de estos terrarios en una zona de la casa, como la terraza o un balcón, ayuda a mejorar la estancia, con un toque natural inmejorable.

Las mejores plantas para un terrario eterno

Un terrario eterno puede realizarse con cualquier tipo de planta pequeña, que pueda desarrollarse perfectamente en el interior del envase de vidrio que hayamos escogido.

Por lo general, el cactus es la planta preferida, ya que puede ser de muchos tamaños y tiene una alta resistencia. Otras plantas que se utilizan con frecuencia en este tipo de creaciones son los helechos, los musgos y las crasas.

En cualquier caso, el tipo de planta que escojas no debe sobresalir excesivamente del envase que hace de terrario y, sobre todo, debes evitar que toque el cristal, ya que esto podría fomentar la aparición de hongos y enfermedades.

¿Cómo hacer un terrario eterno?

El terrario eterno es muy sencillo de hacer y si, encima, aprovechamos botes de cristal reciclados, también estamos ayudando al medio ambiente.

En primer lugar limpia bien el envase. Enjuágalo con agua y jabón (puedes usar uno antibacteriano) y sécalo hasta asegurarte de que no quedan gotas y de que el cristal está completamente transparente.

A continuación colocamos los elementos que puedan servir de drenaje. Aquí puedes elegir gravilla con carbón activo, piedras pequeñas, etc. Debemos dejarlo como una fina capa inferior.

Sobre ella colocaremos la tierra, en suficiente cantidad como para permitir el desarrollo de las plantas de una forma óptima.

Coloca las plantas en la tierra y echa más si necesitas cubrir las raíces. Ten en cuenta que la cantidad de tierra va a depender de dos factores, por un lado del tipo de plantas a utilizar y, por otro lado, de las dimensiones que te ofrezca el envase de vidrio.

Con las plantas ya listas, el resto del terrario eterno obedece a tu imaginación. Puedes utilizar cualquier elemento de decoración, desde piedras decorativas, hasta objetos de cualquier clase.

El mantenimiento del terrario eterno también es muy sencillo. Usa un atomizador o similar para regar las plantas y que las piedras lleguen a estar mojadas. Luego sobre una semana después controla los niveles de humedad para que la planta se mantenga saludable y no aparezcan hongos.

Si la riegas, intenta no dejar gotas de agua sobre las hojas y evita la exposición solar directa, ya que el vidrio puede hacer de lupa y quemaría las plantas.