Fecha de cotización

Cambio

Seleccione los metales que desea representar:

Cobre
Plomo
Zinc
Aluminio
Niquel
Aleación de Aluminio
Estaño
COBRE: 00.000 € | 00.000 $
ZINC: 00.000 € | 00.000 $
NIQUEL: 00.000 € | 00.000 $
ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
ALEACIÓN DE ALUMINIO: 00.000 € | 00.000 $
PLOMO: 00.000 € | 00.000 $
ESTAÑO: 00.000 € | 00.000 $

Las herramientas se deterioran, se gastan o se rompen. A pesar de su alta resistencia, pueden terminar siendo inservibles en su utilidad original.

Tanto a nivel profesional como en el ámbito doméstico, la cantidad de herramientas que utilizamos a diario es incontable y, en consecuencia, los residuos que representan las que ya no usamos, también es importante.

¿Por qué reciclar herramientas?

Como sucede con cualquier otro material, si optamos por reciclarlo, vamos a reducir la cantidad de residuos que generamos con ellos.

Además, muchos materiales pueden reciclarse. Sobre todo aquellos relacionados con la construcción (donde tienen gran peso las herramientas), están fabricados con componentes reciclables, en muchos casos al 100% y de forma ilimitada.

Reciclar herramientas nos evita tener que recurrir a la extracción de sus materiales para crear nuevos objetos, entre ellos incluso nuevas herramientas, que podrían fabricarse con estos residuos.

Por otro lado, no debemos descuidar los materiales que componen las herramientas. En la mayoría de casos son de gran utilidad para muchos fines. Es recomendable aprovecharlos tanto por motivos medioambientales como también económicos.

Reciclar materiales ferrosos

El hierro reciclado es uno de los materiales que más se utiliza en este sentido. Esto se debe a que el hierro ofrece propiedades incomparables para el reciclaje.

Entre otras cosas, puede reciclarse de forma infinita. Vamos a poder reciclar el hierro todas las veces que queramos y darle una segunda vida útil.

De hecho, el hierro es uno de los materiales privilegiados, que no pierde ninguna de sus propiedades con el proceso de reciclaje.

Eso sí, el proceso de reciclaje de hierro debe realizarse por profesionales y con maquinaria específica. Es un material que puede presentar de forma muy fácil impurezas, por mezclarse con otros componentes. Por ello, es importante realizar el reciclaje con una apropiada clasificación de los componentes.

Beneficios de reciclar herramientas, clavos o tornillos

El hierro está presente en muchas herramientas. Clavos, tornillos y una infinidad de accesorios utilizados en construcción, carpintería, fontanería e incluso electricidad, tienen entre sus componentes el hierro.

Al escoger reciclar hierro, reducimos la extracción de este material. No solo hablamos de no tener que extraer la materia prima, sino también de su transporte y de su adecuado tratamiento.

Reducimos costes empresariales, gastamos menos recursos energéticos y no afectamos tanto al entorno donde está la materia prima.

El hierro es un material pesado y que puede llegar a abultar mucho espacio. El reciclaje de hierro elimina todos estos inconvenientes. Reduciremos su presencia en vertederos y no ocuparemos un espacio útil muy importante, donde podríamos almacenar otros materiales.

Además, el reciclaje de hierro nos ayuda a mantener una fabricación de objetos, componentes y otros elementos de forma constante y en crecimiento.

En la actualidad, el hierro es uno de los metales que más aprovechamos en nuestra sociedad para todo tipo de aplicaciones, aunque las más frecuentes son las relacionadas con la construcción de edificios, construcción de barcos, así como todo lo relacionado con la industria del automóvil.

Aprovechando el reciclaje de hierro, mantenemos un ritmo de fabricación óptimo, con menos impacto en la huella de carbono y en procesos más rápidos, al evitarnos su extracción, transporte y tratamiento.